fbpx
Connect with us

Los peruanos vivitos y choleando

Quimeras.pe

Los peruanos vivitos y choleando

Reflexiones a raíz de las desafortunadas expresiones de Martha Chávez respecto del ex premier Vicente Zeballos.

No sé ustedes, pero yo tengo la impresión que no hemos aprendido absolutamente nada sobre esta gran “aventura” – que por lección siempre deja algo – que daña a las personas más vulnerables. Lo anecdótico a todos los temas que se puede uno referir nos sobresale, resalta hasta – diría yo – nace de nuestra propia esencia la de seguir “choleándonos” tal cual animal de carga que hasta él (burro) se sentiría ofendido que lo llamen así porque, aunque sea él sirve… Pues de corona virus (covid-19) ya nos hemos acostumbrado y hasta “vivimos con él“, sin darnos cuenta que el peor virus la tenemos y hasta la sobrellevamos de raíz con el racismo.

La sanción por “cholearnos” (racismo) es como un plan de tolerancia cero que la disfrutas como la Coca Cola Zero cosa light. Algo que, como idea, suena bien. Pero como praxis es poquita cosa todavía. Y como política de Estado, es un enigma por descubrir, así como que un muchachito de Magdalena sea visto y mimado por sus padres y hasta pagarle la multa ante el desacato de la ley de la emergencia sanitaria, además de criminal, hay que ser muy ‘hijodeputa’. Luego, claro, vienen los dramas narrados con pelos y señales de hipocresía y después el conteo de muertos por el no uso debido de las mascarillas solo nos deja dudas al aire… ¿Cómo se puede hablar de perdón con quién no sabe de ética, de pudor, de compostura? ¿En cuánto se cotiza la palabra de un caradura que propicia el racismo y el odio entre nosotros? Peor aún, quien dice que ya basta que le apliquen la ley del hielo, de la era digital, el bulling cibernético.

Este país, de asemejarse a algo, es lo más parecido al cuerpo de la Sheyla que acaba de salir del anonimato de viveza en un reciente “destape” de nuestra farándula de Choliwood – hasta aquí encontramos lo de cholo – Lo digo por la cantidad de hipócritas, zánganos que nos gobiernan y que viven de los cuales vemos, a muchos de ellos, que asisten a las iglesias a golpearse el pecho. Que este problemilla – como lo diría Martha Chávez – es como una especie de karma que se nos ha pegado como chicle en la suela del zapato.

Soy de Huaraz, con los rasgos andinos a flor de piel, hija de una descendiente mestiza, con los genes heredados de los Chancas, incas, Chavines y tal vez Tiahuanacos. Según la lógica de Martha, no debería aspirar a ser más allá de un representante comunal del Centro Poblado de Ranraucro. Claro, la Sra. Chávez si podría ser embajadora del Perú en Geneve, Suiza, así como la Sra. Maki Miro Quesada cumple el perfil físico para diplomática en Noruega. Hasta cuándo debemos de ser medidos por el lugar de procedencia, color de piel, color de ojos, estándares de belleza europea y apellido (extracto de las redes de Karla Córdova).

El tiempo irá dejando huellas en los papiros que como peruanos no hemos cambiado – ni chis, ni mus – pues como lo dice nuestro Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, quien cree que los temas y los personajes están ahí, buscándolo a uno, y, de súbito, aparecen como si te hubieran estado esperando, preparándote una celada o una emboscada, así como le explicó Vargas Llosa al periodista y escritor Enrique Planas y es verdad, los peruanos seguiremos dejando de lado asumir nuestras responsabilidad de nuestras acciones y cual frase al final tendríamos que dejar sería… “No tenemos un país de mierda, lo que tenemos es gente de mierda en un gran país”.

Comentarios

Seguir leyendo
También te puede interesar...
Deja tu comentario

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Más en Quimeras.pe

Traductor

Tendencia

Facebook

To Top