fbpx
Connect with us

Urge una red articulada pro oxígeno

Foto: Áncash Noticias

Editorial

Urge una red articulada pro oxígeno

Respirar o morir, la disyuntiva que ahora plantea un trabajo de alta coordinación y no seguir postergando las plantas de oxígeno prometidas.

image_pdfExportar a PDFimage_printImprimir

Han tenido que perderse 6 vidas humanas y casi 50 pacientes de EsSalud han tenido que ser evacuados a una clínica particular, al hospital de Chimbote y al Temporal del Rosas Pampa para aprender que en esta pandemia las entidades no pueden seguir andando cada quien por su lado.

Fue dramático lo vivido la noche del sábado y la madrugada de ayer domingo, fuimos testigos presenciales al llamado dramático que a la medianoche hizo la directora de esa institución al ver que la dotación de oxígeno se terminaba y los proveedores tampoco se daban abasto para seguir atendiendo, un problema que se replica a nivel nacional.

Ante la crisis es donde se ven de qué madera están hechos los conductores de las instituciones, el primer reflejo fue trasladar a pacientes a los lugares señalados; mientras los familiares desesperados también se movilizaron por los diferentes proveedores con resultados negativos…una verdadera tragedia.

Amaneció y las carrozas funerarias apostadas allí, le ponían el doloroso pincel de tragedia a la puerta del hospital; mientras los que quedaban vivos y sus familiares seguían desesperados.

Se conoció que en Yungay había alguna provisión, y de inmediato marcharon por allí. Felizmente las autoridades regionales actuaron también con reflejo y coordinaron con EsSalud para disponer que todas las redes de salud pertenecientes al Minsa, le den la mano a esta institución en crisis. Nació una red de solidaridad espontánea.

Esta red es necesaria institucionalizarla con el concurso de todas las instituciones públicas relacionadas a la salud, el sector privado, como la sociedad civil (no hay que olvidar que por iniciativas de los propios ciudadanos se han hecho posible las plantas de Casma, Caraz, Huarmey, Huaraz, Chimbote y otros). Tiene que establecerse una comunicación oportuna, en tiempo real liderada por la autoridad regional y así darse la manos unos y otros, la dureza de la pandemia así lo exige.

El Ministerio Público e Indecopi también tienen que entrar a tallar en la fiscalización y seguimiento a los proveedores particulares de oxígeno para frenar el acaparamiento y el tráfico con el dolor humano cobrando precios exorbitantes.

La otra exigencia es también para que el propio gobierno regional se sacuda de la lentitud burocrática heredada en torno a la adquisición de las plantas de oxígeno para la costa y la sierra que han quedado pendientes. El gobernador regional encargado y los consejeros regionales tienen que entender que para eso existen normas de emergencia que posibilitan las adquisiciones directas y no caben vacilaciones ni cabes internos.

Igual exigencia planteamos a las municipalidades, a sus alcaldes que ante la emergencia que vive la región es imperativo que pospongan los demás proyectos de infraestructura y abocarse a la atención primaria de la salud, al apoyo con balones móviles de oxígeno; además de ejercer un mejor control en el comercio y evitar las aglomeraciones que generan más contagios.

En suma estamos en la hora de las grandes decisiones, las que sólo se dan con proactividad, con ingenio y con lo que las gallinas ponen.

Comentarios

Más en Editorial

Traductor

Tendencia

Facebook

To Top