fbpx
Connect with us

La transición (a la fuerza) de la IPv4 a la IPv6

Miscelánea

La transición (a la fuerza) de la IPv4 a la IPv6

image_pdfExportar a PDFimage_printImprimir

Como todo el mundo ya sabe, el 3 de febrero de 2011, la Internet Assigned Numbers Authority (IANA) informó de que se estaba quedando sin sus últimas direcciones IPv4 disponibles y, por lo tanto, comenzaba el comienzo del fin de IPv4. 

¿Qué significa?

Desde esa fecha, la respuesta es sencilla: los RIR (Registros Regionales de Internet) no pudieron reponer sus reservas de direcciones IPv4 que asignaban a proveedores de servicios y empresas.

Han pasado 10 años, y muchos se preguntan ¿cuál es mi ip? Parece claro que la zona asiática será la primera en quedarse sin direcciones IPv4, y luego será en Europa donde se agotarán. Mientras que Norteamérica es la que tiene la mayor cantidad de direcciones. 

¿Qué pasará?

Pues bien, los ISP y las organizaciones que necesiten nuevas direcciones públicas deben utilizar IPv6, o comprar direcciones públicas IPv4 en otras áreas o de otras empresas, iniciando así otra fase decisiva hacia IPv6.

Hace casi 10 años, Microsoft fue noticia en este sentido al comprar 666.000 direcciones IPv4 públicas a la extinta Nortel por un valor de 5,3 millones de euros. 



El último hito será cuando resulte difícil o excesivamente caro tener nuevas direcciones IPv4. También es muy probable que dominen nuevos servicios o aplicaciones basados ​​exclusivamente en IPv6, lo que sin duda acelerará el proceso de transición a IPv6.

¿Se está haciendo algo por la escasez de direcciones IPv4?

Sí, el primer paso que han dado algunos ISP, además de solicitar bloques de direcciones IPv6, ha sido preservar y guardar direcciones IPv4 públicas en sus propias infraestructuras.

Para algunos propietarios, monetizar las direcciones IPv4 es otra solución. 

Por otro lado, las diferentes propuestas de utilizar masivamente el espacio de direcciones IPv4 privadas para brindar servicios públicos, no impiden la migración a IPv6. 

La transición

En un principio, todavía queda mucho tiempo para la transición.

Ahora, lo que se debería hacer es analizar, estudiar y comprender cuáles serán las fases previsibles durante la transición forzada de IPv4 a IPv6 y tomar decisiones en base a dos parámetros: la evolución del propio entorno IPv6 (estándares, tecnologías, mercado) y las necesidades de nuestras infraestructuras de comunicaciones y sistemas de información.

A por un plan de desarrollo

Para no caer en errores y para asegurar que todas las etapas se desarrollen de la mejor manera posible, así como para realizar solo las inversiones adecuadas, es necesario tener un plan de desarrollo de IPv6 diseñado dentro de la infraestructura TIC de cada empresa. 

Todo esto hace que sea necesario revisar todos los elementos que se vean afectados por la introducción de IPv6. Para que este proceso se materialice y se lleve bien a la práctica, será fundamental que las personas involucradas en estos departamentos tengan una buena formación en IPv6.

En general, el conocimiento actual que se tiene sobre el IPv6, no es para nada comparable con lo acumulado a lo largo de todos los años de existencia de la Internet actual.

Internet se ha construido desde cero e Internet IPv6 tiene que asumir todo lo que existe en la actualidad.

Comentarios

Más en Miscelánea

Traductor

Tendencia

Facebook

To Top